Páginas vistas en total

martes, 8 de febrero de 2011

Lo soy


Una vez, no hace mucho, me dijeron que yo tenía miedo a ser cursi. Más que miedo a serlo creo que es miedo a aceptarlo. Hoy lo grito, SOY CURSI. Ojo, solo hoy, en éste momento. No me van a escuchar gritarlo otra vez. Entonces así es, cuanto pánico me da.

Estar enamorada es un estado que prácticamente no identifico, casi nunca admití estarlo, creo que solo una vez me animé a decirlo frente a una persona que, claro, no era de quien estaba enamorada.

Alguien me cambió la vida, me hizo perder muchos miedos, me contó que podía estar bueno todo esto del amor. Cuando quise salir corriendo me abrazó fuerte y me quedé ahí acurrucada, sintiéndome súper chiquita pero completamente protegida.

Cantaba Pablo Milanés, Yolanda, con esa voz que empalaga. Estábamos abrazados, fue el momento más cursi de mi vida, nos duró unos segundos huimos despavoridos del recital. Era demasiado. Fui cursi, ese momento, admito, me gustó. Me gustó lo que duró, no más.

Encontrar un lenguaje común, las risas cómplices, esas miradas que bastan...

Ningún miedo más, pensé. Error volvieron, algunos no todos. Ese pánico en el pecho que duele, que ganas de correr!

Ser cursi es igual a mostrarse vulnerable. Ahí está mi miedo, mi miedo es que me vean.


No hay comentarios: